Posts Tagged ‘Raúl Kiokio’

h1

SVC

enero 27, 2013

Se van a cagar ...Floro y sus compañeros acaban de preparar el material de difusión del nuevo proyecto de tango que están  llevando adelante en Madrid, y que ya desde el año pasado han presentando en muchas ciudades de España: el SVC Trío. Los suyos son tangos atravesados, con guitarra, voz, y saxo. Un tango moderno, un tango vivo que cuenta el tango con una perspectiva actual y sincera. Kiokio, Aramburu y Mansilla estrenan éste mes un nuevo blog para empezar a presentar sus ideas y sus propuestas, a todos aquellos que buscan la forma de moldear la tradición del pasado en una sensación del presente.

***

Anuncios
h1

Tango atravesado

octubre 23, 2012

Floro Aramburu, Argentina 1975, en Madrid desde el 2002. Cantante, guitarrista, y compositor. Lotox Tango (España) y Splendor Tango Club (Francia). Y teatro, con una Riña de Tango. Ahora en trío, nos cuenta cosas de quien canta el tango …

Que es lo que ha cambiado en la forma de cantar tango de hoy en comparación con el siglo pasado, y lo que al revés se ha quedado igual?

Fundamentalmente han pasado muchos años. No somos los mismos ni el mundo es siquiera parecido. Pero las obras están ahí y a lo largo de estos años se han seguido interpretando con distinta fortuna. Creo que una opción que durante un tiempo estuvo vigente fue algo así como una especie de imitación. Una negación del paso del tiempo, del cambio del mundo que rodeaba a esas obras. Esos cantores que en los años ochenta seguían pareciendo “guapos del 900” y daban un poco de grima. Pero que a su vez, fueron quienes mantuvieron los rescoldos vivos de un género que agonizaba y dieron la continuidad que necesitaba el tango para resurgir como creo que ha resurgido. En la actualidad, además de la creación de nuevas obras, creo que la única posibilidad de cantar tango pasa por la credibilidad en la interpretación. La interpretación es una ficción y una buena interpretación es aquella que, en su ficción, es creíble y natural por su despojo de artificios y por su sencillez de pretensiones. Yo no pretendo hacer creer cuando canto que soy el protagonista de lo que cuento, ni que lo escribí yo. Sencillamente hay una franqueza total en que eso que canto me atraviesa de parte a parte. Y no me importa nada ser un mero intérprete, un elemento que hace simplemente que brille una obra inmensa, popular y sencilla.

Que aconsejas a quien se acerca al tango cantado?

Le aconsejaría que se lo piense bien antes, je! Bueno, aunque lo digo en broma, también va un poco en serio. Sinceramente pienso que quien quiera cantar tango debe estar dispuesto a entrar en su profundidad y a entenderse con algo que es emocionalmente muy potente. Y en general tenemos cierta resistencia a asomarnos por ahí. La interpretación del tango desde una caricatura superficial debería estar penado por la ley ;). Hablando en serio, recomendaría que en el estilo de cada uno, se buscará la naturalidad. La economía de artificios, “yeites” y poses que creemos que son “del género”. El cantor malevo, el compadrito, el romántico, el tenor italiano de barrio. Todas historias que en un momento tuvieron vigencia pero que hoy en día forman parte de la historia. Ante esas puertas que yo cerraría, dejaría abierta de par en par la de la naturalidad, donde la picardía y la inteligencia de cada uno sabrá escoger los condimentos justos de cada cosa para que los intérpretes no seamos un obstáculo entre la obra y el público.

Cual es la idea detrás de vuestro “Tango Atravesado”?

Nuestro proyecto original se llama “Se van a Cagar“, lo que nos ha supuesto una orden de busca y captura por parte de la ley, je! Así que lo llamamos Tango Atravesado cuando estamos entre gente fina.  La idea del proyecto surge ante el deseo de hacer en España tangos que no son tan conocidos ni los que están con “contrato fijo” en los espectáculos más for export. Con Raúl Kiokio nos entusiasmamos pensando una lista de nuestros tangos favoritos con “Padrino Pelao” o “Serafín” por nombrar algunos ejemplos. Y nos reíamos imaginando una más que escasa respuesta de público. Sin embargo nos llevamos una buena sorpresa por la buena respuesta de la gente. Aunque no los conocían, la gente se dejó seducir por historias y melodías que por algo son clásicas, porque lo valen. Otra idea que forma parte de nuestra propuesta estética es que interpretamos un repertorio bien clásico y antiguo de una manera totalmente heterodoxa. No es la agrupación típica con bandoneones y guitarras. Hay una guitarra, la del indefinible Raúl Kiokio que no se parece a ninguna que hayan oído antes. Y un saxo, de Lisandro Mansilla que es un timbre poco habitual en los tangos antiguos. Ellos proponen una base musical muy atrevida, inclasificable, casi un juego de improvisaciones y carácter. Y yo, con la voz, busco la claridad y la economía. Como un cantor que no quiere interrumpir la tormenta que desatan los tangos por sí solos.

***

***