h1

Cabeceando

marzo 16, 2015

Sombras y nada mas

Hace un par de años hemos hablado del cabeceo, una señal cómplice y suave entre dos personas que quieren compartir una tanda de tango. Los dos se invitan y aceptan la invitación con discreción y luego, para oficializar el acuerdo, el hombre pasa a una invitación más patente y efectiva. El juego es sutil, liviano, y permite a la pareja decidir compartir el baile sin obligar a nadie, y sin poner a nadie en apuros. Bailan juntos solo los que quieren hacerlo. Más allá del tema personal, el cabeceo tiene tres ventajas. Primero, el ambiente social se hace más llevadero. Segundo, el tango agradece, limitando el número de tandas frías y obligadas. Tercero, el cabeceo es también un filtro para controlar un poco ciertos problemas de “calidad” dentro de una milonga. A pesar de esto, es muy raro que en una milonga europea la invitación al baile siga esta regla cómplice y sencilla, y la mayoría de las veces todo esto se reduce a un pobre “el hombre va y saca”. Con todas las consecuencias del caso. Entre los que promocionan el cabeceo, y los que pasan olímpicamente de ello, hay una clase intermedia que no confía en su dinámica, aunque reconozca que sea noble y sincera, porque entre la oscuridad de la milonga, la lejanía de las personas, y el hecho que muchos están de charla y no prestan atención al baile, la gente sencillamente no se entera, y un cabeceo pasa desapercibido. Aquí proponemos uno de nuestros sondeos, para intentar cuantificar cuantos son, en porcentaje, las personas que la piensan de las tres formas. A votar!

(Os recordamos también echar un vistazo a todos nuestros sondeos)

Anuncios

4 comentarios

  1. En mi opinión, es la mejor y mas elegante manera de invitar al baile. Aunque reconozco que en milongas grandes, la distancia con la pareja con la que deseas bailar no lo hace fácil y además el tiempo de “invitación” es relativamente corto, con lo que el proceso de conexión visual tiene que hacerse antes del comienzo de la tanda. Pero aun así me parece la mejor forma de contacto.


  2. Sí, yo también creo que sea la forma mejor … tendría que ser la única, al no ser que la pareja tiene una relación bastante personal que no necesita este tipo de compromiso silencioso … Aún así, creo que en muchos (hombres, en general) piensan tener una suficiente “intimidad” para pasar de cabeceo e ir a saco … Pues a menudo creo que se equivocan.

    Una cosa importante … es verdad que en muchas milongas no hay mucha luz, o hay demasiado espacio, o poca atención … Pero en este caso nadie impide a hombres y mujeres de moverse para posicionarse suficientemente cercanos y poder contactar visualmente … No hay porqué pensar que el cabeceo sea necesariamente algo que hay que propiciar quedándose uno sentado en su sillón …


  3. Me parece que es la mejor forma de invitar al baile, aunque ya se sabe que en milongas donde nos “conocemos” todos pues no es muy necesario y en las que hay mucha gente pues no te enteras, y puede dar lugar a confusión, si la persona no se pone delante.
    una cuestión es unisex o exclusivamente masculino?


  4. Te refieres al cabeceo? Bueno, es que es un compromiso “a dos cabezas” … Es decir, son ambos que se invitan, aunque uno de los dos, el hombre o la mujer, haya sido el primero en proponer la invitación. O, al revés, uno invita y el otro simple y sutilmente … no acepta! Esta es la verdadera y “noble” ventaja: no decide el hombre o la mujer, deciden juntos …



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: