h1

Contacto!

abril 30, 2013

El CabeceoEste post está dedicado a la antigua y elegante costumbre del “cabeceo”. En una milonga, un hombre y una mujer se miran, se crea un contacto visual donde ambos aceptan y se comprometen a un baile. La decisión se toma en dos. Luego, por cortesia, es el hombre el que se levanta e invita a la mujer. Pero la verdadera invitación ha ocurrido antes, y ésto solo es el ultimo tiempo del juego. El cabeceo es elegante y democrático. No se baila con quien no se quiere, siendo suficiente el no mirar o no devolver la mirada. No se obliga a nadie, y se concierta juntos el compartir una tanda. Es el hombre el que saca, pero solo después haber recibido un permiso “secreto” de la mujer. Ésta sana costumbre, un juego generoso y fascinante de ojos y sonrisas, por desgracia se convierte a menudo en algo màs sencillo y menos elegante: el hombre decide, el hombre saca a la mujer. Esto es tan frecuente que a menudo se piensa que ésta es la forma correcta de invitar a un tango. Evidentemente de cortés no tiene nada, de democrático tampoco. A menudo la mujer se siente en deber de aceptar, o sí o sí. La elegancia de una mirada cruzada se convierte a veces en un hombre que cruza con afán la pista obligando una mujer a una invitación que quizás no sea realmente agradecida. Pues no, varoncitos, no funciona así. Funciona con estilo, y con respeto. El vídeo que sigue es en inglés, pero hay ejemplos que solo necesitan los ojos para entender como … no hacerlo! Y ojo, que miradas y estilo siguen siendo importantes mientras una pareja está bailando un tango …

***

[ampliar vídeo]

Anuncios

12 comentarios

  1. Y si no fuera bastante añadiría:


  2. Apuesto por el cabeceo. Es parte de la cultura del tango. A ver si nos vamos comprometiendo con ello. Es respetuoso, discreto, silencioso, emocionante, … ¡genial!


  3. Aprovecho para recordar una vez más (a los que no lo han leído todavía y a los que lo han leído sin demasiada atención) nuestro breve vademécum para vivir una milonga agradable y respetuosa:

    https://lamilongadel27.wordpress.com/2012/02/06/codigos-de-baile/

    (aconsejable descargar el documento “Códigos de baile” que se encuentra en el post)


  4. El cabeceo es lo ideal, pero aquí no está arraigado y es difícil que se empiece a poner en práctica de forma espontánea. Mi sugerencia: organizar un día una “milonga del cabeceo”, de forma extraordinaria, por ej. un sábado, dejando claro que en esa milonga hay que cabecear (al que no le guste, que no vaya). Se prueba la experiencia y se ve qué tal sale. Si sale bien, se puede repetir de vez en cuando. La gente se iría acostumbrando y sintiéndose cómoda poco a poco, y acabaría por ponerlo en práctica en todas las milongas en general.


  5. Estoy totalmente de acuerdo con los planteamientos anteriores, y la propuesta de Sonia , me parece una buena idea para ir entrando en materia.


  6. Un precioso (y muy divertido), comentario el de Tullia.
    Profundizando (solo un poco), en el de Yolanda, se debe advertir que olvidamos el profundo machismo del Tango en todo su recorrido hasta el presente; ¿nos comprometemos también con eso?. Es preciso recordar que el cabeceo nace para no hacer “quedar mal” al hombre (SOBRE TODO), que es quien lo hace (o aqui vamos a cabecear todas y todos), y evitarle el desaire de la negativa (nadie advierte siquiera la negativa de la mujer a mantener la mirada sin asentir o negar). Por abundar, en un tono mas ligero en ello, ¿alguien se puede imaginar a un argentino recibiendo una NEGATIVA en sus morros y DELANTE DE TODOS, que no se suicide en el acto, o corra desesperadamente a buscar un Psicoanalista de Guardia?.
    ¡Pues eso!. Efectivamente el cabeceo es respetuoso, discreto, silencioso, emocionante, genial ….. y, por lo apuntado mas arriba, lleva implicito (en su origen), un poquito de cobardía.
    Desde el punto de vista de la pura Física (en la parte correspondiente a la Óptica), las iluminaciones no siempre son las mas adecuadas para poder ver y ser vista o visto. Por otro lado hay personas, profundamente repetuosas con su “partenaire” de cada tanda, que se despojan de sus gafas con objeto de no herir a la mujer con la que bailan (porque TODOS, menos Jesus Sevilla, bajamos la cabeza al bailar y podríamos rozar a la pareja), y luego alvidan recuperarlas y quedan como los gatos de escayola.
    Y, para terminar, ¿puedo yo también hacer una sugerencia?. ¡Dado que aquí no se usa el cabeceo aquella o aquel a quien no le guste que no vaya!.
    Creo que es una idea tan “original” como la otra.
    Saludos


  7. Muy buenos comentarios todos, el observador con gafas o sin gafas parece que tiene muy buena vista y en cuanto a la fiesta que dice Sonia me parece muy divertida por novedosa.

    A mi me encantaria…. pero poner el cabeceo en práctica por sistema me parece complicado en un circulo dónde todos nos conocemos y un simple saludo puede dar a un equivocado cabeceo y un cabeceo a un equivocado saludo.

    Por otro lado, lograriamos bajar el nivel en los corros de tertulias y estariamos con los ojos bien abiertos a la caza de cualquier “atismo” de cabeceo.


  8. Un monólogo de ejemplo:


  9. ¿La ropa?…..¡Destrozada!
    ¿Golpes?…..¡Por todo el cuerpo!
    ¿Señales?…..¡De ligaduras en las muñecas mientras era arrastrado a la pista de baile por una mujer que vino (MUY ANTIDEMOCRATICAMENTE), a “sacarme” ¡ EN PERSONA ! a mi lugar de descanso, y a la que me estaba absolutamente prohibido decir NO.
    ¡¡¡ Esto me pasó en el último AVATAR.!!!
    ¿…..la mujer (el hombre), se siente en el deber de aceptar?….. ¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿? etc. ¡¡¡ JA !!!

    Se podría escribir también sobre vestimenta (figura en otros códigos de milonga).
    Se podría escribir también sobre aseo personal (figura en otros códigos de milonga).
    Se podría escribir también sobre la inmensa cortesía de los que dejan a la mujer en mitad de la pista al terminar la tanda (figura en otros códigos de milonga).

    Pero, claro, ahora estamos con el cabeceo; (por cierto que en toda España está a la orden del día). Es mas “in”. Es mas “light”. Incluso (por supuesto), es mas “cool”.
    Esto anterior, no reza para los que quieran bailar en Argentina. Alli, al parecer, tienes que cabecear o no bailas. Bueno, en realidad, a excepción de que sea muy (pero MUY), bueno o si no tienes “barra” propia, tampoco bailas.

    Vamos a tratar de dejar de obligar a la gente a que haga algo que no quiere (o que no sabe, o que no puede, que de todo pasa), mientras no moleste a los demás.

    Y, por cierto, algunas de las mujeres que han escrito tienen ya buena práctica en decir NO. ¿¡Lo que se aprende en 20 días!?

    El Observador


  10. Este video va más allá del mero cabeceo entre hombre y mujer y pretende hacernos reflexionar sobre la importancia del “cabeceo” entre hombres. Comienza el video con ejemplos de bailarines que entran en la pista sin mirar, la macho invitación, el contacto visual forzado, bailarines que entran corriendo y atajando por cualquier lugar y finalmente, la toma de la tanguera súper-happy que esta encantada de salir a pista.
    Murat pretende hacernos ver que el cabeceo con la mujer es fundamental, un chico no se acerca a la chica hasta que esta le ha dado permiso estableciendo contacto visual previamente. Presenta los cuatro tipos de bailarines de toda milonga: Mr. Oblivious, el que se centra solo en la mujer y se olvida de todo lo demás. Mr. Show -off, el que va a lucirse y que cuando ve que le miran, aún se lo toma más en serio. Mr. Social que charla todo el rato, no solo con la compañera sino con otros bailarines y que además enseña y corrige en medio de la pista. Finalmente Mr. “Balanced” un tipo que es musical, que está atento a la mujer, etc. que no es perfecto pero que es consciente de lo que ocurre en la pista. Y ahí va el mensaje, este tipo de bailarín establece contacto visual con el compañero en la pista, acuerda con ese contacto pasarle o no pasarle, respetar su espacio de baile, esperar, etc.
    Chicos, el mensaje va para ustedes. Uyyy cuánta responsabilidad!


  11. Estoy totalmente de acuerdo en que los que no cuidan las formas son los hombres, imposible no reconocerlo! (Y aquí habría mucho que decir sobre el como y el porqué, pero lo dejamos …). Pero quiero rematar una doble culpabilidad: los hombres se pasan porqué … la mujeres se lo permiten! Como voy diciendo desde tiempo, si la mujeres empiezan a aceptar lo que hay que aceptar y rechazar lo que hay que rechazar, ya verás como se “limpian” las milongas en tiempos muy rápidos! Los que han llevado las malas costumbres son los hombres, pero son las mujeres que permiten que estas malas costumbres se consoliden, y se vuelvan falsas normas …

    En fin, como en el tango mismo, es un juego de diferencias entre roles que son complementarios pero antagonistas, y si queremos que nuestras milongas sean sanas y llevaderas no queda otra que trabajar por ambas partes!!!


  12. […] verdadero la invitación entre bailarines es un sutil juego de miradas cómplices y reservadas (cabecéo), donde la mano tendida del caballero solo es un gesto cortés y final de un compromiso que ha sido […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: